Crisis económica. Diagnósticos y políticas

Algunas consideraciones de orden metodológico. Caben, en mi opinión, dos aproximaciones al respecto de la naturaleza de la crisis que no son necesariamente excluyentes; me atrevería a decir que ambas son necesarias y complementarias, siempre que no se confundan.

La primera apunta a una interpretación estructural de la crisis financiera y de la “Gran Recesión”; la segunda hace referencia a las fracturas sistémicas del capitalismo. La “interpretación estructural” nos lleva a explicar la crisis actual a partir de los factores que la han desencadenado, sobre los que han influido las fracturas sistémicas inherentes al capitalismo. La que apela a las “fracturas sistémicas” pone el acento en éstas y en la influencia que sobre ellas ha tenido la crisis, tanto su gestación como su gestión. Sigue leyendo

La política salarial alemana: La no Europa

El discurso económico dominante está plagado de lugares comunes, con un marcado perfil ideológico, que se presentan como verdades incontrovertibles, respaldadas por la lógica y la evidencia empírica.

Uno de esos lugares comunes es el que sostiene que el aumento de los costes laborales unitarios nominales (CLUn) registrados en la economía española desde que se creó la zona euro hasta el crack financiero explica la pérdida de competitividad externa, los desequilibrios en la balanza comercial, el continuo crecimiento de la deuda externa y, como colofón de todo ello, la crisis económica. El contrapunto de esos excesos se encuentra en la virtuosa Alemania, austera por tradición y por convicción, donde los CLUn han seguido una senda de moderación.

La política salarial alemana

Trabajo, empleo y salarios: La cuña ideológica del poder

El termino “mercado de trabajo” da nombre a muchas asignaturas en las facultades de ciencias económicas y a muchos libros, académicos y de divulgación. Su utilización se sostiene en una mezcla de tradición y de sentido común. Pero, como sucede a menudo en la economía, el lenguaje, lejos de ser una herramienta neutra, aséptica o inocua, contiene un relato, caso siempre al servicio de los que detentan posiciones de privilegio. Sigue leyendo

Aumentar los salarios y democratizar las relaciones laborales es bueno para las empresas

La economía dominante ha colonizado el debate sobre el papel de los salarios en la configuración de la oferta, como si sólo fuera posible una mirada, la suya. La secuencia propuesta según este relato es bien conocida. La moderación de los costes laborales es necesaria para que las empresas mejoren sus márgenes y de esta manera estén en condiciones de activar y consolidar el proceso inversor; esa moderación es asimismo imprescindible para fortalecer la competitividad en los mercados globales. Sigue leyendo

Desigualdad y pobreza. El país de Donald Trump

A menudo se afirma que la economía estadounidense es un modelo a seguir por la “vieja y desnortada” Europa.

Ya antes del estallido de la crisis este era un mantra muy utilizado en los círculos académicos, mediáticos y políticos. Lejos de evaluar las ventajas e inconvenientes de las economías situadas a ambos lados del atlántico, quienes argumentaban en estos términos pretendían justificar la necesidad de implementar en Europa las políticas neoliberales que en su opinión tan buenos resultados daban en Estados Unidos; muy especialmente las que apuntaban al mercado de trabajo, exigiendo su desregulación (flexibilización, utilizando un eufemismo muy recurrente). Sigue leyendo

Corrupción política y poder

¿Corrupción Política? Cada día nos despertamos con un nuevo episodio, como un rayo que no cesa: concesiones a dedo, sobornos, tráfico de influencias, prebendas a amigos y familiares, dinero público sustraído y colocado en paraísos fiscales y un sinfín de desmanes cometidos por políticos sin escrúpulos. En algunos casos, de manera sibilina, en otros, a la luz del día; siempre, con la arrogancia y la impunidad de quienes pensaban, y así ha sido durante mucho tiempo, que estaban al abrigo de todo control, rodeados de los “suyos” o de los “otros”, todos arrimando el hombro para obtener tajada de tan suculento festín. Sigue leyendo

Empleo y precariedad laboral

Según la información aportada por Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea, en 2016 había en España 2.493.574 puestos de trabajo menos que en 2007, lo que, en términos porcentuales, significa un 87.4% del empleo existente en ese año. Si ponemos el foco en el periodo gobernado por el Partido Popular (PP), la destrucción de empleos entre 2010 y 2016 ha sido de 829 mil, situándose en el ejercicio que acabamos de cerrar todavía por debajo del umbral de 2010 (95,4%). Mal balance, sobre todo si se tiene en cuenta que desde 2014 el producto interior bruto de nuestra economía ha crecido, alcanzando en los dos últimos años tasas superiores al 3%. Sigue leyendo