El poder, ausente en los análisis del Fondo Monetario Internacional

Un reciente informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) (https://www.imf.org/en/Publications/WEO/Issues/2017/09/19/world-economic-outlook-october-2017) menciona la paradoja de que la sustancial reducción del desempleo observada en los últimos años no ha ido de la mano de un aumento de los salarios. El sentido común y el relato de la economía convencional plantea que la intensificación de la demanda de empleo por parte de las empresas y las administraciones públicas, y la consiguiente reducción de los niveles de desocupación, provoca, como en cualquier otro mercado, un crecimiento de los precios, en este caso, del precio denominado salario. Sigue leyendo

Anuncios

La Europa de la decepción

Gran decepción por el resultado del referéndum celebrado en el Reino Unido que ha dado la victoria, por un margen bastante amplio, a los defensores de la salida de La Unión Europea (UE). ¿Golpe al europeísmo? Dejemos las cosas claras: el denominado europeísmo languidecía, mucho antes de que se anunciase el referéndum y, por supuesto, trasciende su realización. La alternativa al abandono de las instituciones comunitarias no era un proyecto europeo vigoroso, estimulante y atractivo. Todo lo contrario. Sigue leyendo

Alemania no es el modelo

Texto escrito por Miguel Urbán, Daniel Albarracín y Fernando Luengo

Se ha convertido en un lugar común presentar a la economía alemana como un modelo a seguir y un ejemplo de buenos resultados. Los obtenidos en materia laboral y de equidad constituyen, en nuestra opinión, una de las piedras angulares de cualquier balance. El enfoque convencional (y dominante) ha convertido en un lugar común referirse a Alemania, como si las diferencias sociales no existieran o fueran irrelevantes, y como si las condiciones de vida de todos los habitantes que forman parte de ese país mejoraran en mayor o menor medida con la recuperación de la actividad económica. Sigue leyendo

Una Alemania para otra Europa

El debate europeo no está ocupando un espacio relevante en las elecciones alemanas, centradas sobre todo en los asuntos domésticos. Gran error, pues lo cierto es que la evolución de la economía alemana se ve influida por lo que acontezca en el espacio comunitario, del mismo modo que el presente y el futuro de la Unión Europea (UE) y de la zona euro dependen en buena medida de las políticas que cristalicen en este país. En las líneas que siguen, presento algunas ideas que podrían articular un debate que apunte en la dirección de una economía alemana y una Europa para las mayorías sociales. Sigue leyendo

No a esta Europa

De la crisis económica emerge una Europa más fracturada e insolidaria, una Europa que renuncia a la aplicación de políticas comunes de signo redistributivo, una Europa crecientemente atrapada en la lógica de los mercados financieros y las transnacionales, una Europa más sometida a los intereses de las economías con mayor potencial competitivo, una Europa más oligárquica y antidemocrática. Sigue leyendo

¿Bajar los salarios para aumentar la competitividad? NO

La reducción de los costes laborales está abriendo posibilidades de negocio a las empresas, fruto de la mejora en la competitividad-precio. No en vano el peso de los salarios en la renta nacional se ha reducido -acentuándose una larga tendencia, muy anterior al estallido de la crisis-, ganando importancia los beneficios. Pero, en mi opinión, una estrategia exportadora sostenida en la moderación salarial no sólo es inviable sino que también es contraproducente, por varias razones. Sigue leyendo

Desmitificando la globalización

Quienes reivindican a capa y espada los beneficios de la globalización ponen el acento, sobre todo, en el mayor crecimiento asociado a la apertura e internacionalización de los procesos económicos; estos beneficios de producirían como consecuencia de la intensificación de la competencia, la profundización de los mercados, el acceso al conocimiento y la tecnología más avanzada y la movilidad internacional de los capitales, financieros y productivos. Siguiendo este razonamiento, cabría suponer que los años de más intensa globalización, en comparación con periodos previos, han dado lugar a un plus de crecimiento; asimismo, los países más comprometidos con los procesos de apertura externa habrán cosechado mejor balance en términos de crecimiento.

Desmitificando la globalización

Huelgas, terrorismo y ciudadanía

Leo un tuit de Iñigo Errejón -compañero al que, sinceramente, valoro muchísimo- que encabeza con la siguiente frase: “Ejemplar Barcelona”. Describe varios de los que él considera comportamientos ejemplares, incluyendo a “los huelguistas que abandonan la huelga”. Imagino que, como el foco se encuentra en Barcelona, se refiere a los trabajadores de El Prat. Vivimos momentos donde parece que prima el “todo revuelto”; ¡qué difícil es resistirse a esa tentación! Por supuesto, entiendo a los trabajadores que han dado un paso atrás en la huelga, pues, con el ambiente político que se respira en este país, de haber persistido en el conflicto, muy probablemente serían llevados a la hoguera por los inquisidores y serían fulminados en los medios de comunicación, presentados como egoístas, insensibles y hasta como cómplices del terrorismo. Aunque, no nos engañemos, ese paso atrás -que ojalá sea el preludio de otros adelante, con mas apoyos sociales, sindicales y políticos- era el resultado lógico de su debilidad y aislamiento, y de la política intransigente y autoritaria de Eulem, Aena y del Gobierno. Podemos meter todo en el mismo saco, pretendiendo de esa manera ganar respetabilidad, pero en realidad nos sumamos a la ceremonia de la confusión y confundimos a nuestra gente. En estas horas críticas, (casi) todo se entiende, pero ¡ojo! no nos dejemos arrastrar por ese discurso tramposo, falaz y superficial que, enarbolando la necesidad de unir voluntades contra la violencia terrorista, oculta las fisuras enormes que en esa batalla genera el politiqueo y los intereses electorales de unos y otros. Y, lo más importante, frente al superficial e interesado relato de “los malvados terroristas que quieren acabar con nuestra civilización”, pongamos el foco en las causas de fondo de la espiral terrorista (que, por cierto, golpea con especial saña a las poblaciones árabes y musulmanas): la invasión de Irak, la geopolítica de las grandes potencias, la disputa por los recursos naturales, la imparable ola de refugiados y el lucrativo negocio de la industria de armamentos.

¿Cesión o recuperación de soberanía en Europa? Una cuestión de enfoque

La cuestión de cuánta soberanía conservan los estados nacionales y cuánta se traslada a las instituciones supra estatales ha estado muy presente en la construcción europea. El denominado “proyecto europeo” ha avanzado a partir de la tensión y del equilibrio entre las competencias que los gobiernos cedían a instituciones de ámbito supraestatal y las que permanecían bajo su tutela; el recorrido de las Comunidades Europeas y de la Unión Europea (UE) ha encarnado el avance de las primeras y el retroceso de las segundas; si bien es evidente que los estados han conservado parcelas sustanciales de autonomía tanto en la esfera política como económica. Sigue leyendo

Crisis económica. Diagnósticos y políticas

Algunas consideraciones de orden metodológico. Caben, en mi opinión, dos aproximaciones al respecto de la naturaleza de la crisis que no son necesariamente excluyentes; me atrevería a decir que ambas son necesarias y complementarias, siempre que no se confundan.

La primera apunta a una interpretación estructural de la crisis financiera y de la “Gran Recesión”; la segunda hace referencia a las fracturas sistémicas del capitalismo. La “interpretación estructural” nos lleva a explicar la crisis actual a partir de los factores que la han desencadenado, sobre los que han influido las fracturas sistémicas inherentes al capitalismo. La que apela a las “fracturas sistémicas” pone el acento en éstas y en la influencia que sobre ellas ha tenido la crisis, tanto su gestación como su gestión. Sigue leyendo