Los aumentos de la productividad: La gran mentira

Producir más cantidad y mayor calidad, en menos tiempo y con menos recursos. Este sería, más allá de los episodios de crisis, el gran activo del capitalismo, frente a los sistemas económicos que le han precedido en la historia. Donde fracasó el socialismo realmente existente –simbolizado por la Unión Soviética-, ha triunfado el mercado.

Una primera aproximación –en mi opinión, superficial y, desde luego, insuficiente- parece dar la razón a los que sostienen que el balance del capitalismo en materia de productividad es, sin paliativos, una historia de éxito. Cabe señalar al respecto la reducción de la jornada laboral, el aumento en la variedad y la calidad de los bienes y servicios puestos a disposición de las empresas y los consumidores y la reducción de su precio. Sigue leyendo

Anuncios

¿Cómo conseguir que las ganancias de productividad se conviertan en más empleo?

La coexistencia de aumentos en la productividad del trabajo y relativamente altos niveles de desempleo nos emplaza a un debate alrededor de la pregunta que encabeza el texto. Este debate, de alcance europeo, cobra especial relevancia y actualidad en la economía española, cuando vemos que, en los últimos años, los indicadores de productividad y empleo han evolucionado en direcciones opuestas; el sustancial aumento del primero ha ido de la mano de una masiva destrucción de puestos de trabajo. Sigue leyendo

Maastricht: El sabotaje neoliberal del proyecto europeo

Artículo escrito con Miguel Urbán

La semana pasada se cumplía el 26 aniversario de la firma del Tratado de Maastricht. Desde Bruselas, los burócratas comunitarios nos invitan a celebrarlo, con entusiasmo, como un hito decisivo de la denominada “construcción europea”. Siempre el mismo mensaje: Europa, a pesar de todas las dificultades, avanza y se consolida, un mantra especialmente repetido desde el Brexit. En nuestra modesta opinión, sin embargo, no hay nada que celebrar sino más bien mucho que lamentar, pues el Tratado de Maastricht supuso una constitucionalización de los principios neoliberales, un verdadero sabotaje del proyecto europeo. Sigue leyendo

Italia y el “desorden” laboral

El pensamiento económico dominante, siempre dispuesto a poner sobre la mesa indicadores que, de una tacada, proporcionen información significativa y sintética sobre la salud de una economía, utilizan a menudo los “costes laborales unitarios nominales” (CLUN). Su aumento dispara las alarmas, pues se asocia a la existencia de una presión alcista sobre los costes (laborales), con el consiguiente deterioro de la productividad y la pérdida de competitividad; mientras que un comportamiento moderado de los mismos es prueba de prudencia y revela fortaleza económica. Sigue leyendo

¿Qué hay de nuevo en la desigualdad?

Cada año, el EuroMemo Group –European Economists for an Alternative Economic Policy- entrega un informe donde se ponen sobre la mesa los desafíos que enfrenta Europa y, a la luz de los mismos, valoran las políticas seguidas por Bruselas y los gobiernos europeos. Acaba de ver la luz el último de estos informes titulado “Can the EU still be saved? The implications of a multi-speed Europe”. Sigue leyendo

Europa. Algunas cuestiones de enfoque para un debate necesario

El debate sobre Europa, la actual y la futura, está abierto. La Comisión Europea, los responsables políticos franceses y alemanes, importantes think tanks y economistas de renombre han puesto sobre la mesa diferentes propuestas encaminadas a reformar y reforzar la arquitectura institucional con que nació el euro.

Nadie niega la necesidad, incluso la urgencia, de este debate. Las diferencias, diría que sustanciales, aparecen cuando se da el paso siguiente: ¿Cuáles son las claves para encararlo? Por supuesto, esta pregunta, formulada de manera tan abierta, necesita mucho más espacio que el disponible es esta modesta reflexión. No obstante, a pesar de su generalidad, estoy convencido de su pertinencia y de la necesidad de poner negro sobre blanco las diferentes visiones que existen al repecto. Sigue leyendo

Europa no funciona

Texto elaborado por Miguel Urbán, Daniel Albarracín y Fernando Luengo

Es moneda común referirse a la crisis económica como un episodio que se está superando o que, incluso, ha pasado a la historia. Este planteamiento autocomplaciente lo encontramos en los dirigentes del Partido Popular, en la mayor parte de los gobiernos europeos y en los responsables de las instituciones comunitarias. Y, por supuesto, inunda hasta la saciedad los medios de comunicación. Sigue leyendo

Bruselas ¿imposición o pretexto?

El discurso político y mediático del gobierno del Partido Popular (PP) está instalado en el pretexto. Apela continuamente a la necesidad de seguir la hoja de ruta marcada por Bruselas –sin cuestionarla, por supuesto-, deslizando el mensaje de que las políticas aplicadas dentro responden fielmente a las exigencias comunitarias en materia de ajuste presupuestario. Con esa falacia, pretenden salir libres de polvo y paja de una gestión de la crisis –de la cual el PP es en buena parte responsable- tan ineficiente como costosa en términos sociales y productivos. Sigue leyendo

Los salarios son los culpables

Cierto, pero en un sentido muy distinto del sostenido por la economía convencional -dominante en los foros académicos, mediáticos y políticos-, instalada en el mantra de las virtudes de la moderación salarial.

Primero: Desde el gran viraje neoliberal experimentado por las Comunidades Europeas (década de los ochenta del pasado siglo) los salarios han crecido menos que la productividad del trabajo, tendiendo en algunos casos a su estancamiento (el caso de la economía española). El resultado de esa brecha ha sido que su participación en la renta nacional no ha dejado de reducirse con carácter general. Como quiera que las retribuciones de los trabajadores son un componente fundamental de la adquisición de bienes de consumo, su deriva tenía un impacto contractivo sobre la demanda agregada. Insuficiencia que fue compensada con crédito. Dinero abundante y barato, gran negocio para los bancos y las promotoras inmobiliarias, que está en el origen de una economía basada en el endeudamiento, de la aparición de burbujas y del crack financiero posterior. Sigue leyendo

El espejismo del aumento de la productividad en la economía española

La productividad laboral es un indicador que relaciona el Producto Interior Bruto (PIB) con el número de trabajadores (L). Pues bien, en lo que concierne a su crecimiento en los últimos años, la economía española se encuentra en la parte alta del ranking comunitario. Entre 2010 y 2016, ha aumentado un 6,9%, registro muy superior al obtenido en nuestro entorno comunitario, donde progresó un 4,7%%; en Alemania, por ejemplo, el crecimiento fue de tan sólo un 3,8%. Sigue leyendo