Los trabajadores pagan la factura de la crisis

Mientras que los salarios nominales por empleado han crecido entre 2008 y 2013 un 7,5%, el índice de precios al consumo (IPC) lo ha hecho un 9,1%. Pero es en los últimos años, entre 2010 y 2013, cuando el retroceso ha sido más intenso; los salarios nominales aumentaron en ese periodo sólo un 1,9%, en tanto que los precios lo hicieron un 7,2%. Según las estimaciones de Eurostat (la oficina estadística de la Unión Europea), en el año que está a punto de cerrarse la compensación nominal por empleado apenas aumentará un 0,5%, mientras que el IPC retrocederá alrededor del 0,1%; ello significa que sólo la deriva deflacionista permitirá una leve mejora de la capacidad adquisitiva de los trabajadores.

Ver texto completo en: Los trabajadores pagan la factura de la crisis