Salarios dignos, empleo decente

 

¡La salida de la crisis pasa por aumentar los salarios!

La progresión de los ingresos de los trabajadores, en línea al menos con los avances registrados en la productividad laboral, y situar la creación de empleo en el centro de la política económica serían factores de impulso de la demanda que ayudarían a una mayor utilización de las capacidades productivas de las empresas. De esta manera, se ofrecería una inequívoca señal a éstas sobre la mejora de sus expectativas de negocio futuro, lo que contribuiría a dinamizar la actividad inversora.

Seguir ese camino sería asimismo clave para la corrección de los desequilibrios macroeconómicos comunitarios, dando un mayor protagonismo a la demanda interna frente al sector exterior. El aumento de los salarios tendría dos ventajas adicionales: permitiría que las familias abordaran un desendeudamiento progresivo y sostenible y, al reducir los elevados índices de morosidad bancaria, crearía las condiciones que harían posible el saneamiento de los balances de las instituciones financieras.

¿Está dinámica salarial mermaría la competitividad externa? En absoluto. Más bien situaría el desafío competitivo en otras coordenadas, muy distintas de las actuales. Frente a una estrategia centrada en la moderación o la simple reducción de los costes laborales, obligaría a perseguir otra orientada a aportar calidad, tecnología y sofisticación a nuestras exportaciones.

Conclusión: la implementación de políticas de “devaluación interna” y de ajuste presupuestario, además de formar parte de un diagnóstico equivocado sobre la verdadera naturaleza de la crisis y de agravar la problemática estructural que ha estado detrás de su desencadenamiento, nos lleva a una vía muerta desde el punto de vista de una salida de la crisis sostenible, equitativa y democrática. Eso sí, como es bien sabido, aunque el mantra del discurso oficial lo oculte, en ese camino se están enriqueciendo las oligarquías, en un histórico proceso de confiscación de recursos a la mayoría social.

Este es el debate que importa, y no los fuegos artificiales lanzados alrededor de las “décimas” de crecimiento económico conseguidas recientemente.

“Salarios dignos más empleo decente”. Esta debe ser una de las piedras de toque de un proyecto encaminado a la renovación y la reconstrucción de la economía.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s