Las paradojas de la crisis

Si hoy más que nunca la unión monetaria, la que realmente existe, la que está experimentando un profundo proceso de reestructuración, representa los intereses de un poder cada vez más oligárquico (y antidemocrático), la defensa del euro, como si esa defensa fuera equivalente a “más Europa” o abriera las puertas a una Europa más social y cooperativa, una vez completado el vacío institucional con que surgió la moneda única, no puede ser la voz de los que pugnan por una salida progresista de la crisis.

Resulta paradójico que una crisis que debería haber servido para cuestionar los principios, teorías y modelos que habían proporcionado cobertura intelectual a la financiarización de los procesos económicos y que, como consecuencia de ello, debería haber permitido abrir una agenda de profundas transformaciones en el actual orden capitalista, ha dado lugar, sin embargo, a un diagnóstico y a unas políticas tan erróneas como sesgadas; es una paradoja que una crisis incubada en el centro del capitalismo desarrollado, que ha supuesto la implosión del sistema financiero, que ha arrastrado a las economías occidentales a una profunda y persistente recesión, haya supuesto, finalmente, en aspectos estructuralmente decisivos, la consolidación del status quo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s